Partes de un brazo robótico

Partes de un brazo robótico

Los brazos robóticos son herramientas ampliamente utilizadas que son capaces de levantar materiales pesados ​​o peligrosos que los trabajadores humanos no podrían manejar de otra manera. Se han utilizado durante décadas en fábricas y laboratorios y son un proyecto científico básico para niños de secundaria o preparatoria. Al igual que otros robots, los brazos robóticos constan de una variedad de partes diferentes que contribuyen a que funcione correctamente.

Controladores

Los controladores son los procesadores principales de los brazos robóticos y actúan como sus cerebros. Pueden actuar automáticamente según lo programado o permitir la operación manual emitiendo instrucciones directamente de un técnico. Son esencialmente las consolas de control de los brazos robóticos y vienen en una variedad de estilos según el tipo de potencia de procesamiento que se necesite. Algunos controladores en las grandes fábricas son sistemas informáticos complejos, mientras que otros controladores, como los que se encuentran en los kits de proyectos científicos, son simples joysticks.

Brazos

El brazo es la sección principal del brazo robótico y consta de tres partes: el hombro, el codo y la muñeca. Todas estas son articulaciones, con el hombro descansando en la base del brazo, generalmente conectado al controlador, y puede moverse hacia adelante, hacia atrás o girar. El codo está en el medio y permite que la sección superior del brazo se mueva hacia adelante o hacia atrás independientemente de la sección inferior. Finalmente, la muñeca está al final de la parte superior del brazo y se une al efector final.

Drives

Los accionamientos son esencialmente los motores entre las articulaciones que controlan el movimiento y las maniobras. Por lo general, usan correas similares a las que se encuentran en los motores de los automóviles.

Sensores

Los sensores se encuentran con mayor frecuencia en robots avanzados. Algunos están plagados de sensores que les permiten sentir su entorno y reaccionar en consecuencia. Por ejemplo, evitan las colisiones entre dos robots que pueden estar trabajando muy cerca o permiten que el robot ajuste su agarre sobre un objeto frágil para evitar dañarlo.